El escándalo de los vinos en lata

vino pipeño en lata, Aupa de viña Maitia

Un tema que está muy de moda ¿no?

La lata es un envase muy usado para bebidas como cerveza, gaseosas, energéticas, jugos. Y también es un envase usual para alimentos. Es infinito el listado de productos que son envasados en lata y que nadie cuestiona su calidad. Entonces, ¿por qué tanto escándalo con los vinos?  

Mi primera respuesta es que se sale de lo tradicional. Es lo mismo que el corcho y la tapa rosca. Ya vimos anteriormente que la tapa rosca conserva mucho mejor el vino, pero el corcho es lo familiar, es parte del imaginario colectivo y tiene su cuota de romanticismo. Lo tradicional muchas veces tiene una relación no muy lógica con la calidad.  

Por eso mismo solemos asociar otros envases como los bag-in-box, con vinos de menor calidad. Pero ¿sabías que es un formato de buena aceptación en Europa? No soy de las que piensa que en Europa todo es mejor, pero quiero ejemplificar que hay países que han adoptado formatos alternativos.

Los bag-in-box no son herméticos e inertes como el vidrio, son recipientes porosos y hay una entrada de aire – aunque mínima ¡eh!. Por eso, se recomienda el consumo dentro de los 18 meses del envasado. Esto significa que son alternativas muy válidas para los vinos jóvenes, así como las latas. Y los vinos jóvenes son 90% de los vinos producidos en el mundo. Vinos hechos para tomarse dentro del año de cosecha o en el año siguiente. 

Si bien la botella conserva mejor el vino, no  porque un vino esté en botella significa que sea apto para guardar. Pero entonces ¿cómo saber si un vino es de guarda? Probando y observando sus niveles de taninos, acidez, alcohol y frutosidad. Si tiene niveles “altos”, quiere decir que es un vino que resistirá unos años en botella. ¿Cuánto tiempo? Uno puede estimar, pero nunca será preciso.  

Volviendo a la lata… Esta sí es un recipiente hermético, protege el vino de la oxigenación, de agentes contaminantes, de la luz, es resistente a la corrosión y por lo tanto permite conservar las cualidades del vino. 

Pilar Cavero, ex sumiller del Celler de Can Roca y Mejor Sumiller de España en 2013, responde sin tapujos: ‘El vino en lata está pensando únicamente para vinos jóvenes de consumo próximo, por lo que no creo que perjudique a nivel organoléptico.’ – La Vanguardia

La gran desventaja es que el aluminio es conductor de calor y variaciones de temperatura en su transporte o almacenaje pueden ser transmitidas a su contenido. Al vino no le gustan los cambios bruscos de temperatura, y ahí los defensores de la botella tienen un punto. Pero cuando son cuidados con cariño, no hay por qué temer.

¿Por qué la lata? ¿Por qué ahora?

Puedes hacer una breve búsqueda en Google y vas encontrar la misma información una y otra vez. Te la resumo:

1. En los EEUU la venta de vinos en lata ha crecido de manera sorpresiva en los últimos años , transformándose en una tendencia de consumo. 

“En Estados Unidos y Europa, las bodegas que lo intentaron tuvieron respuesta positiva de parte de los consumidores. En Estados Unidos, durante 2018, el vino en lata incrementó sus números: 69% en facturación y 47% en litros con relación al año anterior.” – Clarín.

2. Es práctico. El vino en lata es fácil de transportar a cualquier parte, no requiere corcho o copa y se enfría más rápido.

3. Está hecho para el consumo individual. Si bien hay latas de 330 ml de vino, es más usual un formato más pequeño, alrededor de 200-250 ml que sería igual a una copa de vino generosa en un restaurante. No requiere que termines la botella y ya no está la preocupación de cuánto tiempo resiste el vino abierto.  

4. Consumo sin pretensión. Se habla de romper con los protocolos del vino (¡Aja!). Los consumidores más jóvenes prefieren instancias de consumo más relajadas en las cuales la lata es idónea. 

“Estamos viendo nuevos hábitos de consumo y que la lata se adapta a un público joven que no requiere de un ritual para beberlo, solo abrirlo y disfrutarlo”, argumenta Marisel Millán, de bodega Los Toneles.” – Clarín.

5. Sustentable. Un argumento de los defensores de los vinos en lata es que 70% de estos envases son reciclados a nivel mundial, además de ser más livianos por lo cual la emisión de carbono es su transporte es menor. 

6. Viene a competir con las cervezas. Muchos productores apuestan que al ofrecer un nuevo formato de envase, la industria del vino puede acercarse a consumidores que prefieren otros tipos de alcohol como la cerveza, o captar consumidores más jóvenes que luego pueden interesarse por vinos de mayor calidad y más caros. 

Más allá de todo eso, creo que estamos de acuerdo en que lo importante es lo que está adentro. La lata no transforma un vino bueno en un vino malo. Tampoco la botella transforma un vino malo en uno bueno. 

Nuevamente, te hago la invitación a cuestionar los estándares y normas en los que estamos habituados y a atreverse a probar los vinos en lata.

La viña Maitia ofrece su pipeño Aupa, tanto en lata como en botella. Así que puedes hacer el ejercicio de comparar los dos. 

¡Buena cata!

Processing…
¡Listo! Estamos en contacto.

Published by Clarissa Toledo

Brasileña redisente en Chile- Publicista con 14 años de experiencia, 7 años en comunciación digital - WSET 3 en Vinos - Web Manager de Viña Cono Sur

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: