No es No

no-es-no-pinot-noir-vina-tringario

Cuando pienso en el feminismo dentro de la industria vitivinícola, pienso en diferencias salariales, en licencias por maternidad, en obstáculos de ascenso, en escasas jefaturas, imagen personal y encasillado profesional. Somos con frecuencia parte de equipos de marketing, comunicación, hospitalidad, pero pocas veces somos parte de equipos comerciales o técnicos. Lo de siempre. Los problemas transversales de cualquier rubro, parte de la realidad profesional de la mujer. 

Sin embargo, nunca me imaginé que un vino, que una viña, que una etiqueta haría del consentimiento un tema de conversación. Sé que el consentimiento no es una temática exclusiva del feminismo, pero sí es una de las temáticas protagónicas de este movimiento igualitario. Porque va a lo más importante y sagrado de cualquier individuo, de cualquier mujer: la soberanía sobre nuestros propios cuerpos y vidas. Soberanía que con frecuencia es violada. 

Cosas que me encantan en esta etiqueta

1. Felicito a José Francisco Gonzalez y Trinidad Fuenzalida de Viña Tringario. Posicionarse siempre requiere valor. Aunque para mí no hay por donde criticar esta etiqueta, hay gente que siempre encuentra la forma. 

2. ¿Qué mejor manera de levantar temas tan polémicos como el feminismo y el consentimiento en tu grupo de amigos? ¡Dale! Todos tenemos un amigo o amiga que reconoce la importancia de la igualdad de género, pero no se reconoce feminista. Descorcha este vino y enfrenta la conversa. Es el escenario ideal. 

3. Es exclusiva. Solamente 250 botellas fueron producidas y me siento afortunada por poder tener una en mis manos. Gracias, viña Tringario.

4. Es más. En mi cabeza no puedo evitar relacionar su exclusividad, sus pocas botellas, con el tema que levanta. El consentimiento es de exclusividad del individuo, solamente uno puede darlo o sacarlo y no está en el otro insistir, coercer, o violar.

5. Me trae esperanza. Por fin, pautas tan vitales (esta es la palabra, vital, porque afecta de forma directa a la vida de tantas mujeres) están siendo levantadas por otros agentes además de la mujer militante.

6. Y finalmente, el lanzamiento de este hermoso vino me da el hincapié ideal para hablar de consentimiento. Nunca está demás recordarlo. Aprovecho también para profundizarlo, porque aunque parezca obvio para algunos, hay matices que siempre viene bien aclarar. 

El consentimiento

Todos se dicen a favor del consentimiento y de la condena de violadores, pero son pocos quienes reflexionan sobre la posibilidad de haberse equivocado.

En el libro “Meu amigo secreto” del colectivo femenino “Não me Khalo”, presentan el estudio “Violência contra a mulher no ambiente universitário” hecho con 1.823 estudiantes hombres de todo Brasil. 

Ante la pregunta espontánea acerca de si reconocían haber cometido algún delito sexual contra una mujer, el 2% de los entrevistados respondieron “sí” 

 Sin embargo, cuando a estos mismos entrevistados se les presentó un listado de acciones reconocidas como actos sexuales (consensuales y no consentidos), el 38% señaló haber cometido por lo menos algún acto no consentido, o sea, algún delito.

En este ejemplo vemos que hay una brecha de 36%. Hombres que no saben reconocer que han cometido un delito. Hombres que no saben qué es el consentimiento. No saben qué es una violación, y por eso, no son capaces de reconocerse como violadores. Entienden ¿por qué la conversación sobre el consentimiento es tan importante? 

Vamos a ella. El consentimiento es:

Es dado con convencimiento: si hay cualquier indicio de duda no hay consentimiento.

Es dado libremente: sin presión, fuerza o amenaza. 

Es informado: la mujer sabe con que se va encontrar. El sí al sexo con protección, no es un sí al sexo sin protección. No hay sorpresas en el consentimiento. 

Es específico: es para la situación que se presenta en este momento. Aquí y ahora. Un sí para una relación hoy, no es un sí para el sexo de mañana. 

Es reversible: se puede cambiar de idea. Si existe alguna duda, quédate siempre con el “no”. 

Te invito a leer la nota de ONU Mujer donde explican con maestría todo lo que debemos saber sobre el consentimiento.

También recomiendo este video donde la sexologa Cecilia Ce en el programa de radio Últimos Cartuchos habla de manera muy didáctica sobre el tema.

Mi última recomendación es la película The Accused con Jodie Foster. No puedo afimar que está inspirada en hechos reales, pero gran parte está basada en el caso de violación ocurrido en 1983 en Massachutes, donde la victima fue violada por 4 hombres en un bar. La escena que más me marcó, no fue la violación en sí, sino una escena en el tribunal. El abogado de los acusados cuestionó por qué la víctima no se defendió, no luchó, no hizo de todo en su poder para prevenir el ataque (busquen el caso “La Manada”). Algunos minutos después, nos enteramos que paralizada por el miedo, todo lo que la víctima lograba decir era “no”, palabra que repitió durante todo el brutal ataque. Una palabra que debiera ser suficiente. 

“No es no” fuera de la violencia sexual

Es importante mencionar que el consentimiento no es una exclusividad del sexo. Creo que todas hemos vivido situaciones en las que decimos “no” y luego tenemos que justificarnos o superar la inevitable incomodidad de sostener nuestra decisión. 

En el trabajo, en la consulta médica, en un trámite, en una relación. La violencia obstétrica, los abusos laborales, el acoso, los relacionamientos abusivos, el abuso psicológico, económico, (hay un listado infinito) también son violaciones de consentimiento; no se respetan los claros límites que el individuo intenta establecer. Hay muchos “no” que son pasados por alto. Es algo que también debemos todos reflexionar.  

En resumen, el “no” es una clara imposición de límites. Respétalo. No es no.

Processing…
¡Listo! Estamos en contacto.

Published by Clarissa Toledo

Brasileña redisente en Chile- Publicista con 14 años de experiencia, 7 años en comunciación digital - WSET 3 en Vinos - Web Manager de Viña Cono Sur

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: